La vida congelada de las casas museos

Por | 15 julio, 2015 | 0 comentarios

Casa Museo Lope VegaNo nos referimos al uso del aire acondicionado en el interior de estas residencias, sino al hecho de que al adentrarnos en ella el tiempo parece haberse detenido. Están los objetos que rodeaban la vida del personaje ilustre, quietos mientras la vida avanza, y el alma del homenajeado parece impregnar de alguna manera esos objetos de uso cotidiano.

Se puede comprobar en la casa museo de Lope de Vega, en la calle Cervantes —paradojas de la historia, ya que el autor de El Quijote murió en esa calle—, una vivienda que representa el estilo arquitéctonico típico castellano. Una casa museo que es más que una casa museo, ya que organizan un cine de verano en su recoleto jardín y distintas actividades como recitales y obras de teatro. Entrada gratuita pero es imprescindible reservar con antelación en el 91 429 92 16 o escribiendo un mail a casamuseolopedevega@madrid.org

La casa museo de Sorolla también tiene un inmenso valor, sobre todo porque además de poder contemplar la que fuera una de las residencias del pintor valenciano, se pueden contemplar además no pocas obras pictóricas suyas. Construida en 1910, en esta casa vivió el exitoso pintor con su familia, y a su muerte, su viuda Clotilde, dictó testamento para donar sus bienes al Estado español para que se fundara un museo en memoria de su marido. Se pueden visitar las distintas estancias, el estudio del pintor, y sobre todo los jardines, en los que el artista se comprometió personalmente. Situada en la calle General Martínez Campos, 37, es un plan cultural ideal para el verano, por el toque mediterráneo del museo, y la entrada tiene un precio general de 3 euros. Lunes cerrado.

Y al final de la calle Serrano se esconde un museo de gran valor, erigida en torno a la figura del potentado y coleccionista navarro que llegó a ser el hombre más rico de España, Lázaro Galdiano. Ubicado en un antiguo palacete, el visitante puede contemplar alguno de los fondos que, como bibliófilo, atesoraba este amante de la cultura. Como sucede en el Museo Cerralbo, vivienda de un aristócrata aficionado al arte que se puede visitar, con el doble valor de contemplar sus tesoros artísticos y una residencia típicas de la burguesía adinerada del finales del XIX.

Disfrute de toda la oferta cultural de Madrid desde nuestro hotel en la Puerta del Sol. Reserve en nuestra página web oficial y benefíciese de descuentos que no podrá encontrar en otros portales de reservas.

Foto: Estudio Lope de Vega via Wikimedia Commons. Licencia CC 2.0.

Categorías: Arte y cultura, blog

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*