Una mirada a un símbolo de Madrid: la Fuente de Neptuno

Por | 22 mayo, 2013 | 0 comentarios

Emociona mirarla. Emociona pensar la cantidad de sucesos históricos que ha presenciado calladamente, saber que ha sido testigo de algunos de los momentos más importantes de la villa y corte.

Actualmente su imagen se asocia a los triunfos del Atlético de Madrid. Los seguidores colchoneros festejan todos los títulos en este lugar. Y por fortuna, en los últimos años lo han frecuentado bastante gracias a sus éxitos en competiciones europeas.

Hoy les proponemos una mirada a un símbolo de Madrid: la Fuente de Neptuno.

Se trata de una de las postales más retratadas de la capital española. Un monumento que impresiona por su fuerza, por su serenidad, por su aplomo.

Con un marcado estilo neoclásico, ocupa en la actualidad el centro de la Plaza Cánovas del Castillo. Sin embargo en sus inicios se ubicó entre el Paseo de Trajineros y el Prado de San Jerónimo, justo frente a los ojos a la diosa Cibeles.

El dios de los mares, Neptuno, impresiona desde lo alto de la fuente, con un tridente en la mano izquierda y una culebra enroscada en su mano derecha.

La noble figura se presenta erguida sobre una carroza en forma de concha, tirada por dos caballos marinos con cola de pez denominados hipocampos.

Tanto la Fuente de Neptuno como la de Cibeles se realizaron con mármol traído de las canteras de la localidad toledana de Montesclaros.

La Fuente de Neptuno fue diseñada por Ventura Rodríguez en 1777 y terminó de construirse en 1786 por orden del monarca Carlos III, que quiso modernizar la ciudad, situándola a la misma altura y relevancia que otras ciudades punteras en lo arquitectónico como San Petersburgo o París.

La obra escultórica fue encargada a Juan Pascual de Mena, que falleció sin verla concluida y sólo pudo culminar la colosal figura de Neptuno.

Categorías: Ocio y eventos en Madrid | Blog Hotel Ateneo

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*