Lebrija, un artista de su (nuestro) tiempo

Por | 2 octubre, 2015 | 0 comentarios

Gonzalo LebrijaQue un artista sea representativo de su tiempo no es sinónimo de genialidad, pero sí del tiempo que vivimos y de lo que se considera digno de ser expuesto en un museo. Quizá sólo por eso tenga ya interés per se la exposición que la Casa Encencida ha preparado en torno a Gonzalo Lebrija (México, 1972). Bajo el epígrafe ‘Measuring the distance’, el joven, pero ya muy bien posicionado internacionalmente, artista mexicano llega por primera vez a España  a través de distintas manifestaciones: dibujo, video, fotografía e instalación.

De hecho, llama la atención lo ecléctico de la muestra, en su faceta formal, y en las tres salas que la acoge uno puede contemplar una escopeta incrustada contra el suelo, un videoarte sobre un caballo o un dibujo que bien podría haber firmado Chillida sobre un cubo invertido. Antes, quedarás atrapado por la fenomenal foto de un coche americano de los años setenta, perfectamente vertical sobre la superficie intacta del agua. En ella, el artista pretende poner de manifiesto la fragilidad de la vida, cómo un solo instante puede determinar el desarrollo posterior de la existencia. Se hace patente en este caso la vocación del artista de congelar el tiempo y extraer de ello una verdad.

Perturbadora es también la sala en la que se combinan distintos proyectores que emiten un mismo y simple video de un hombre en un desierto, como impactante es también esa sala oscura en que vemos a un individuo realizando una versión particular del tiro al plato. En este caso, en vez de platos son libros, en una videocreación que tendrá tantas interpretaciones como espectadores; es la era de los artistas que proponen preguntas y no dan respuestas.

La exposición se puede visitar todos los días, excepto festivos, de 10h a 21h45 hasta el 1 de noviembre y se llega muy bien desde el Hotel Ateneo, uno de los más representativos hoteles en Sol Madrid. En el mismo centro, en los límites de Lavapiés con Embajadores, se encuentra una cafetería-restaurante ideal para tomar algo después de este inmersión radical en el arte conceptual.

Categorías: Arte y cultura

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*