Suiza existe (gastronómicamente hablando)

Por | 23 febrero, 2015 | 0 comentarios

comida suizaLa lista Falciani ha puesto a este país de total actualidad. Bancos, paraísos fiscales, relojes, chocolates… ¿Acaso no tiene más elementos Suiza? Pues sí: su gastronomía, de la que en Madrid hay una pequeña pero representativa selección.

«Mucha veces imitado, nunca igualado». Es el reclamo de este restaurante que presume de preparar no ya el mejor entrecot, sino la famosa salsa que lo hace posible. Bautizado como Café de París, con el sobrenombre de ‘L’entrêcote’, toma su nombre del local original que abrió sus puertas allá por los años treinta del pasado siglo en la ciudad suiza de Ginebra. Fue allí donde la señora Boubier creó una famosa salsa que se transmitiría de generación en generación, y que cada semana se envía ex profeso desde Ginebra a este restaurante. Con hasta 24 ingredientes, entre licores y hierbas aromáticas, la salsa es tan potente que forma parte de una propuesta gastronómica de único plato.

Ambiente chic, sillones color burdeos y las clásicas mesas de mármol de tantos cuadros impresionistas, se ofrece un menú que encantará a los indecisos: lo único que hay que elegir es el punto de la carne, el vino y el postre. El precio del menú es de 22 euros, al que hay que añadir la bebida. Una placa certifica la autenticidad de la salsa del Café de París, lo que aporta un punto diferente a esta experiencia de sabor francófilo. Se encuentra en la calle Conde de Aranda 11, a un paso de la Puerta de Alcalá.

Y nos vamos ahora a La Fondue de Tell, donde tampoco hace falta estrujarse las neuronas para pedir el menú. Situado en la calle Divino Pastor, en Malasaña, se trata de un pequeño y acogedor restaurante, ideal para parejas, donde además de las fondues, sirven raclettes, quesos, ensaladas y alguna carne. Decoración tipo cabaña de los Alpes en un ambiente muy silencioso, habitual en Suiza pero que el español más aparatoso le llamará la atención. Especialmente recomendable la fondue de Tell, que sirven con patata, cebollitas, pepinillos, manzana, piña y tomate. El menú, con bebida y postres, no suele llegar a los 30 euros por persona.

A estos dos restaurantes podrás llegar muy fácilmente desde nuestro hotel en la calle Montera, en pleno centro de Madrid y a doscientos metros de la Puerta del Sol.

Y terminamos este viaje culinario en El Chalet Suizo, situado en un pequeño concentrado helvético, junto al Club Suizo y el Colegio Suizo. Fondues, raclettes, quesos y, atención, Entrêcote Café París. ¿Lo harán igual de bien que en el primer restaurante de este artículo? Compruébenlo ustedes mismos. Eso sí, hay que desplazarse hasta Alcobendas.

Foto: Sandstein via Wikimedia Commons. Licencia CC 3.0.

Categorías: Gastronomía en Madrid

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*