Sonia Delaunay: una mujer adelantada a su tiempo

Por | 14 julio, 2017 | 0 comentarios

El Museo Thyssen-Bornemisza (Paseo del Prado, 8) siempre es una apuesta segura. Este verano, además de su colección permanente, existe la posibilidad de conocer la obra de Sonia Delaunay, la artista ucraniana que dignificó las artes decorativas, terreno abierto a la exploración en la pinacoteca madrileña tras el éxito de su muestra dedicada a la joyería de Cartier. La exposición, comisariada por Marta Ruiz del Árbol, se centra en una de las etapas más desconocidas de Delaunay: los años que pasó en Madrid durante la Primera Guerra Mundial. Fue en la capital española donde la artista tuvo la oportunidad de enamorarse del flamenco en algunos de sus muchos tablaos. La luz, el color y el ritmo del arte gitano fueron una de sus grandes inspiraciones.

Nacida en 1885, Delaunay contó con una asignación económica de su acomodado tío materno, Henry Terk, hasta la revolución rusa. En 1917, cuando perdió ese apoyo, se especializó en las artes aplicadas y en el diseño de vestidos para aristócratas y actrices de la época. Casa Sonia vistió a la familia de los marqueses de Urquijo y a Gloria Swanson, como atestiguan las prendas y las fotografías que cuelgan en la exposición madrileña.

La artista también se dedicó a la decoración de interiores, como su proyecto del Petit Casino, ubicado en el antiguo teatro Benavente, donde Delaunay llevó a cabo una intervención que consistió en pintar el mobiliario con vivos colores y fuertes contrastes. No en vano, su caballo de batalla era “[mandar] a paseo los alambicados pastelones, los tonos lúgubres, las mortuorias cursilerías” de la burguesía de la época.

Delaunay floreció creativamente en el contexto de las vanguardias rusas de la segunda década del siglo XX, y pasó sus años formativos en París, donde contrajo matrimonio con el también artista Robert Delaunay, del que recibió su apellido.

Si te quedas con ganas de más, siempre puedes visitar la otra exposición temporal que acoge el Thyssen en estos momentos: “El Renacimiento en Venecia. Triunfo de la belleza y destrucción de la pintura”.

Estilo singular

Categorías: Arte y cultura

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*